Plan Político


 

1. Nuestro plan parte de los procesos de resistencia popular, institucionales y extra-institucionales, que pueden transformarse en insurgencia civil y en donde nuestra organización tendrá que contribuir y ser un componente fundamental en la lucha por expulsar del gobierno al bloque neoliberal. Sólo de esta manera es factible conjugar las iniciativas de la OPT con los movimientos espontáneos y los planes de lucha que se construyen desde los núcleos organizados del movimiento social.

2. De manera decidida debemos respaldar y promover las propuestas político-organizativas orientadas hacia la formación de una fuerza social y política, representativa e influyente, que enarbole un proyecto de nación desde los trabajadores y el pueblo de México. Una fuerza político social que ubique con claridad al enemigo principal y que, más allá de las alianzas con sectores liberal progresistas y socialdemócratas, se dispone a participar en las coyunturas políticas del 2011 y 2012, haciendo valer su independencia ideológica y su autonomía política. A partir de ese espacio podemos contribuir a la formación de una Unión Nacional Opositora o Bloque Opositor. Punto de partida de una nueva mayoría, de un nueva alianza nacional popular antineoliberal y antiimperialista.

3. El objetivo principal de nuestro plan político tiene que ver, entonces, con la construcción de la fuerza que nos permita actuar con eficacia en las coyunturas que vienen sin perder de vista que la lucha por el gobierno y el poder, como proceso de disputa inmediato, condiciona, influye y hasta determina la marcha de los acontecimientos.

4. La lucha por el gobierno y el poder debe ser vista desde la defensa a ultranza de lo mucho o poco que nos queda como clases trabajadoras, en términos de derechos y recursos. Debe ser abordada desde lo cotidiano, a partir de las batallas reales, sin prejuicios. La lucha por el gobierno y el poder tiene que ver directamente con las luchas electorales del 2011 y 2012; pero también con las luchas que especialmente se han tornado políticas, como las protagonizadas por el SME, los mineros, los defensores del medio ambiente y el agua, cuyo recurso es patrimonio de los mexicanos y no de las transnacionales, la comunidad de Cherán o las libradas por el nuevo movimiento agrupado en la Red Contra la Guerra, por la Paz con Justicia y Dignidad, sólo por mencionar algunos ejemplos. Luchar por el gobierno y el poder exige de la articulación de todos esos procesos institucionales y extra-institucionales, económicos, culturales y políticos.

5. No podemos formar esa fuerza político-social sin lucha, sin iniciativas de acción práctica, sin determinar nuestros centros de interés primordiales; sin escoger y construir los terrenos y escenarios que nos son necesarios para ser coherentes con nuestros principios y programa. Sin tomar en consideración la injerencia y el peso de las transnacionales que imponen los megaproyectos de inversión en contra de los pueblos y por sobre nuestro marco constitucional e instituciones de la República. Sabemos que no podremos derrotar electoralmente y políticamente al bloque oligárquico imperialista sin una nueva mayoría; que la refundación nacional desde lo popular, sólo puede ocurrir si logramos construir una fuerza que conjugue a sectores de la clase trabajadora formal y de la clase trabajadora excluida, a las agrupaciones campesinas y comunidades indígenas consolidadas con las masas de indígenas y campesinos dispersos.

6. Al calor de la lucha concreta y aprovechando el acumulado histórico que nos han dejado las luchas de nuestro pueblo, desde los intentos de  construcción del estado nacional mexicano, hasta el nuevo periodo de la lucha que se abre desde 1988 a la fecha, en poco más de un año habremos de sentar las bases de esa fuerza, que para nosotros está representada, en gran medida, por la OPN y los movimientos sociales que la sustentan. Para tal fin es preciso desarrollar ejes de lucha, contra el hambre y la miseria; en defensa del trabajo, los salarios, los sindicatos y contra la reforma laboral; contra la violencia la muerte, la militarización y la guerra de Calderón; por la defensa de territorios y recursos naturales; jornadas por la Liberación Nacional entre otras, lo cual nos dará el marco para impulsar en lo inmediato, las siguientes tareas:

a.- Consolidar el Pacto Minero Electricistas-Maestros para dar cuerpo a un nuevo frente de la clase trabajadora formal e informal, que haga suya la lucha contra el bloque oligárquico-imperialista. En tal contexto la batalla por la defensa del SME, la CNTE, los Mineros y contra la contrarreforma laboral es crucial.

b.- Desarrollar una política de mujeres desde la OPT con carácter incluyente, democrático, horizontal y plural que se propone el cambio político, económico y cultural que requiere el país, y, entre otros, impulsar el Movimiento de Mujeres de Izquierda ante la Emergencia Nacional.

c.- Avanzar en la construcción de una instancia indígena-campesina cercana a la OPT.

d.- Respaldar y apoyar el crecimiento de las luchas por la defensa de la naturaleza, el medio ambiente y los bienes naturales y estratégicos del pueblo de México, las que actualmente se encuentra apoyando la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, así como las que desarrollan actualmente, cualquier comunidad, barrio u organización, y que puedan tener coincidencia con nuestra organización política.

e.- Integrarnos a los procesos de reorganización en que se expresa el actual movimiento urbano popular: Congreso Popular, lucha contra los mega-proyectos, Asamblea de Usuarios de la Energía Eléctrica y el Frente Nacional del Movimiento Urbano Popular, entre otros.

f.- Promover la organización y participación política de la juventud. Fortaleciendo la lucha de las y los rechazados del sistema de educación superior, así como, combatiendo el exterminio de jóvenes que la guerra de Calderón y las políticas neoliberales provocan.

g.- Integrarnos a los movimientos y propuestas en defensa de los derechos sociales y sexuales de homosexuales, heterosexuales, lesbianas y bisexuales.

h.- Asumir, desde las fuerzas del movimiento social y civil, la lucha por los gobiernos estatales y municipales. Avanzar hacia la Convergencia de todas las fuerzas sociales y políticas dispuestas a formar un gran movimiento o frente para disputar la presidencia de la república a las fuerzas neoliberales e imperialistas.

i.- Sumarnos desde la OPT y los movimientos sociales y civiles a la lucha contra la guerra y la militarización de la vida pública, en particular a la Red por la Paz con Justicia y Dignidad. Apoyar la lucha contra la reforma golpista a la Ley de Seguridad nacional. Asumir como propia la lucha por la libertad de los presos políticos.

j.- Apoyar el desarrollo del Tribunal Permanente de los Pueblos.

k.- Impulsar la unidad con los movimientos sociales, civiles y políticos antineoliberales y antiimperialistas. En particular debemos apoyar la integración de la Asamblea de los Movimientos Sociales hacia el ALBA.

l.- Crear al lado de los movimientos sociales y civiles un sistema de formación político-cultural y de medios de comunicación para la lucha en el terreno político-cultural.

ll. Promover la coordinación de todas las instancias de economía social en las que participamos.

m.- Campaña nacional de implantación y desarrollo territorial de la OPT: afiliación, formación, difusión del proyecto programático y cultural. Por ello, es indispensable la creación de un ejército de propagandistas que contribuya a crear conciencia de clase en todas las regiones del país y en todos los sectores de la población.

 

Además:

– Promover la movilización de los indignados mexicanos a nivel nacional y llamar a la concentración y al plantón en el Zócalo de la Ciudad de México el 1º de septiembre.

– Participar en la Caravana por la Paz que se realizara del 9 al 19 de Septiembre y en la movilización nacional con que cierra la Caravana en el Zócalo de la Ciudad de México.

– Participar en la convocatoria a una gran Convergencia Nacional por la Paz y la Nación, para discutir y proponer soluciones a los grandes problemas nacionales, la militarización y la guerra.

– Que la OPN convoque a todas las fuerzas sociales, sindicales y políticas a una movilización nacional de rechazo a las llamadas reformas estructurales, como parte de la campaña nacional por el retiro de las Contrarreformas (Laboral, Seguridad Nacional, Público-Privado) dirigiéndonos a todas las organizaciones.

-Movilizarnos el 12 de octubre en el marco de las jornadas antiimperialistas que se van a desarrollar en Mesoamérica y en varios países de Sudamérica y el Caribe. En nuestro país debe ser el arranque de las jornadas permanentes por la Liberación Nacional.

– Promover la iniciativa de un Encuentro Nacional de Dirigentes y Luchadores Sociales.

– Ser promotores e impulsores de un encuentro de personalidades éticas por la salvación nacional (en donde el obispo Raúl Vera sea pieza clave).

– Apoyar las luchas que impulsan las organizaciones de exbraceros de todo el país, por la devolución del Fondo de Ahorro Campesino y el resto de sus demandas.

– Apoyar la defensa de los Derechos Sociales, laborales y humanos de los trabajadores migrantes en los Estados Unidos y en la frontera norte del país.

Octubre 4, 2011 · Editor · Sin comentarios
Categorías: Documentos básicos

Añadir comentario

Puede usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>